▷ Coordinación de Actividades Empresariales (CAE)

Conceptos básicos en la coordinación de actividades empresariales

La Coordinación de Actividades Empresariales (CAE) nace tal y como establece el artículo 24 de la Ley de Prevención 31/1995 para cumplir las obligaciones en seguridad y salud en los supuestos de concurrencia de actividades, es decir, el objetivo de la CAE es garantizar la seguridad de todos los trabajadores.

La concurrencia de empresas se produce cuando en un mismo centro de trabajo, el empresario titular/principal contrata la realización de uno o varios trabajos a diversas empresas (contratas, subcontratas). La Coordinación de Actividades Empresariales nace como herramienta para poner en conocimiento y prevenir los riesgos derivados de esta concurrencia.

La normativa de referencia en Coordinación de Actividades Empresariales es el RD. 171/2004, en la que se desarrolla el artículo 24 de la Ley 31/1995. Este decreto, recoge las obligaciones preventivas y los deberes de cooperación que deben cumplir las empresas. Principalmente, las empresas deberán cooperar en la aplicación de la normativa de prevención. Existen diversos medios para la realización correcta de la CAE.

¿Cuándo se produce concurrencia de actividad en un mismo centro de trabajo?

1.- Cuando trabajadores de dos o más empresas coinciden en el mismo centro de trabajo

Las empresas deben cooperar en la aplicación de la normativa, se concreta a través de la información recíproca que deben intercambiarse los empresarios y que deberá disponerse siempre previamente al inicio de la actividad.

2.- Cuando trabajadores de dos o más empresas coinciden en el mismo centro de trabajo del que un empresario es titular.

El empresario además de las obligaciones precedentes, deberá informar de los riesgos existentes del propio centro de trabajo, las medidas preventivas que se han de tomar ante tales riesgos y las medidas de emergencia, así como el deber dar las instrucciones para prevenir los riesgos del centro de trabajo a los trabajadores de las empresas concurrentes y las medidas que deben de aplicar en situaciones de emergencia.

3.- Cuando un empresario principal contrate o subcontrate con otros empresarios la realización de obras o servicios.

Además de cumplir con todos los deberes mencionados anteriormente, deberá vigilar el cumplimiento de la normativa de prevención por parte de estas empresas y exigirles la acreditación por escrito de haber realizado la evaluación de riesgos y la planificación de su actividad preventiva, debiendo comprobar que las empresas concurrentes han establecido correctamente los medios de coordinación.

El RD 171/2004 establece los objetivos que debe cumplir la coordinación de actividades empresariales.

  • Control de concurrencia de las diferentes actividades desarrolladas en el centro de trabajo, especialmente cuando puedan generar riesgos graves y muy graves, o cuando se desarrollen en el centro de trabajo actividades incompatibles entre sí por su incidencia en la seguridad y salud de los trabajadores.
  • Aplicación correcta de los métodos de trabajo.
  • Adecuación entre los riesgos existentes en el centro de trabajo, que puedan afectar a los trabajadores de las empresas concurrentes y las medidas aplicadas para su prevención.

  • Aplicación de forma coherente y responsable de los principios de la acción preventiva por las empresas concurrentes.

Para lograr estos objetivos, propone una serie de obligaciones que tanto las empresas como trabajadores autónomos que concurren en un mismo centro de trabajo deben cumplir. Todos tienen el “deber de cooperación” de la forma que se establece a continuación:

  • Tienen que informarse recíprocamente sobre los riesgos específicos de las actividades que desarrollen en el centro de trabajo, que puedan afectar a los trabajadores de las otras empresas concurrentes. En particular sobre aquéllos que puedan verse agravados o modificados por la concurrencia de actividades.
  • La información deberá ser suficiente y deberá darse antes del inicio de las actividades o cuando se produzca un cambio en las actividades que conlleve efectos preventivos y cuando se haya producido una situación de emergencia.
  • La información se facilitará por escrito y deberá ser tenida en cuenta por los empresarios concurrentes en el centro de trabajo en la evaluación de riesgos y en la planificación de su actividad preventiva.
  • Cada empresario deberá informar a sus trabajadores de los riesgos derivados de la concurrencia de actividades en el mismo centro de trabajo.
  • Tienen que comunicar de inmediato toda situación de emergencia que pueda afectar a la salud o la seguridad de los trabajadores de las empresas presentes en el centro de trabajo.

Para que sea efectiva la coordinación de actividades entre empresas en un mismo centro de trabajo y el cumplimiento de todos los objetivos y obligaciones, la normativa establece una lista de medios que deben utilizarse entre las empresas concurrentes:

  • El intercambio de información y comunicaciones. Que serán registradas en su caso en el libro de registro de esas comunicaciones. La celebración de reuniones periódicas.
  • Reuniones conjuntas de los Comités de Seguridad y Salud, o en su defecto, de los empresarios, que carezcan de dichos comités, con los Delegados de Prevención.
  • Impartición de instrucciones.
  • Establecimiento de medidas específicas de prevención de riesgos existentes en el centro de trabajo, procedimientos y protocolos.
  • La presencia de los recursos preventivos en el centro de trabajo.
  • Designación de una o más personas encargadas de hacer eficaz la coordinación de actividades.